El arca rusa (Aleksander Sokurov, 2002)

RussianArk1

El canon cinematográfico define el plano secuencia como una unidad de espacio y tiempo filmada en una sola toma. Su ejecución exige la coordinación milimétrica tanto del equipo técnico como del artístico y muchas horas en ensayo. Situado estratégicamente en el guión, el plano secuencia puede suponer una experiencia de alta satisfacción cinemática. En El arca rusa (2002) Aleksandr Sokurov presenta uno de los ejemplos más espectaculares de plano secuencia de la historia del cine. Usando como única ambientación las salas del museo del Hermitage, antigua residencia oficial de los zares, el director nos propone su lectura de la historia reciente de Rusia. Una larga toma de hora y media en el que la cámara, testigo de excepción de los acontecimientos, deambula por las salas del antiguo palacio de invierno recreando sus momentos históricos clave. Por un instante, las luces y las sombras del pasado parecen haber recobrado un esplendor fantasmal.

Un guía-narrador visita diferentes estancias del Hermitage seguido cuidadosamente por la cámara digital de Sokurov convertida, por extensión, en plano subjetivo del espectador. Este largo travelling nos ofrece todo tipo de encuadramientos desde escenas intimistas como las de la familia Romanov o los censores comunistas hasta la gran escena de baile con orquesta tocando en directo. Mientras la continuidad espacial está asegurada por la misma estructura del edificio, no pasará lo mismo con la representación del tiempo, el otro pilar esencial de un plano secuencia. Sokurov, hábil conocedor de la retórica cinematográfica, dinamita la idea continuidad temporal creando una línea argumental no lineal. Cada cambio de sala o espacio supone un salto temporal arbitrario de manera que el espectador nunca sabe en qué época se encuentra hasta que no lo deduce por el vestuario o algún comentario de los actores. Este juego narrativo anacrónico convierte la película en un encadenado hipnótico de flashbacks y fast forwards. Tanto se viaja en la línea del tiempo que ésta se suspende, se vuelve circular y pierde definición. Como el extraviado futuro de Rusia entre las brumas de su historia.

Advertisements